Mi mascota es un jabalí

Por: Juana Otero


Esta es la historia de Ñoqui, un jabalí vietnamita que desde hace ocho años es la sensación de los habitantes del conjunto Villa Olímpica. Sus padres llegaron a la Ciudad de México a bordo de un avión privado. Los trajo un acaudalado empresario de los medios de comunicación, de esos que tienen una impresionante colección de autos, viajan alrededor del mundo y disfrutan de los placeres de la vida. Fue durante un paseo por el continente asiático que los adquirió en el mercado de Bac Ha, ubicado en la provincia de Lao Cai, en Vietnam.

Al magnate le pareció interesante tener como mascotas a una pareja de animales fuera de lo común, sin considerar que los estaba sacando de su hábitat en el campo para llevarlos a vivir a miles de kilómetros de distancia. En principio llegaron al rancho familiar, donde por supuesto tuvieron una vida tranquila y empezaron a tener crías y una de ellas es precisamente Ñoqui, que enseguida fue un regalo para Angie, amiga de la adolescencia de su hija menor.

“Era del tamaño de un gatito, relata Angie nostálgica, pesaba como un kilo y de inmediato se adaptó a vivir conmigo. Al principio pensé que sería más difícil educarlo, pero en realidad resultó muy dócil”.

En Villa Olímpica, donde hay torres de 10 pisos y departamentos que miden hasta 120 metros cuadra- dos, Ñoqui tiene su recámara y su cobija preferida cuando tiene frío. Es ahí donde pasa gran parte del día y transita igual por la cocina, la sala y el cuarto de lavado.

Al igual que cualquier mascota, tiene un pequeño refugio con sus objetos más preciados –un serrucho y un martillo–, que guarda celosamente y los esconde para que no se los quiten.

A pocos días de su llegada, el jabalí color negro enseguida causó furor y extrañeza entre los habitan- tes de la unidad. ¿Acaso no violaba el reglamento?, ¿cómo iba a sobre- vivir entre paredes de concreto y construcciones de herrería?, ¿cómo sería la convivencia con los otros animales?, eran las preguntas de los vecinos curiosos que se enteraron de su llegada.

Con el paso del tiempo las interrogantes se disiparon y Ñoqui ya forma parte de la comunidad. Durante ocho años, el “cochiperro”, como también le conocen, ha sido un excelente compañero de Angie y también se ha convertido en la mascota más querida de la villa, su aspecto regordete y caminar cadencioso enseguida llama la atención de propios y extraños.


“Todo el mundo lo adora, es inteligente, cariñoso y muy cómico”, comenta Angie.

Con sus 40 centímetros de altura deambula por los parques y andadores que han sido testigos de sus numerosas travesuras desde que llegó a vivir a este conjunto de inmuebles ubicado en la zona arqueológica de Cuicuilco, al sur de la Ciudad de México, como la ocasión en que entró a la tienda de autoservicio y para sorpresa de los presentes tomó una bolsa de pan y la llevo lenta- mente al mostrador.

“A los niños les encanta jugar con él, porque es más limpio que otras mascotas con las que convive a diario, pues sale a pasear mañana y noche. No hay competencia ni disputa de territorios porque no despide el mismo aroma que los perros. Es cien por ciento vegetariano y su excremento es como un tejocote que los jardineros utilizan como abono”, agrega divertida.

Entre los peques causa algarabía verlo pasear e incluso forman una peregrinación y corren detrás de él. Los domingos, cuando hay fiestas de cumpleaños en los salones y parques de la unidad, se cuela y les roba el show a los payasos, y como premio: su rebanada de pastel. Una tarde regresó a su hogar embarrado de merengue y confeti. Mitad jabalí y mitad cerdo, es un espécimen poco común, gracioso y vivaz. Se sabe que en Asia y Europa se le conoce como “cerdolí” y es frecuente tenerlos como mascotas; sin embargo, no todos tienen la posibilidad de desarrollarse en un ambiente agradable. Afortunadamente, Ñoqui es un animalito feliz.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s